LA INICIACIÓN CRISTIANA Y LA DIMENSIÓN SOCIAL DE LA EVANGELIZACIÓN

22 de Mayo 2017
LA INICIACIÓN CRISTIANA  Y LA DIMENSIÓN SOCIAL DE LA EVANGELIZACIÓN
A+ A-

La iniciación cristiana se articula con todas las etapas y acciones evangelizadoras.

El comité para la dimensión social de la Vicaría Episcopal Territorial de San Pablo consiente de los pasos que hay que dar hacía un “Nuevo Rumbo” tuvo la iniciativa de profundizar un poco más en el tema de la iniciación cristiana, específicamente en el proyecto arquidiocesano “Comunidades que inician en la fe”. El padre Manuel Jiménez quien coordina el equipo de iniciación cristiana de la vicaría de evangelización, acompaño el encuentro, en el cual se hizo énfasis en cómo la iniciación cristiana deber ser asumida por todos como comunidad para responder a su naturaleza teológica y pastoral, así como a los desafíos del contexto sociocultural de la Arquidiócesis de Bogotá.

 

Durante el encuentro se llegó a la conclusión del gran reto que hay respecto a la articulación de las tres dimensiones que se integran en la iniciación cristiana: la dimensión catequética (la fe pide ser conocida), la dimensión litúrgica (la fe pide ser celebrada) y la dimensión espiritual (la fe pide ser testimoniada, anunciada y vivida), pues actualmente la iniciación cristiana se percibe como la preparación de los diferentes sacramentos, por lo cual no se obtiene una iniciación por la fe y desde la fe para contribuir al Reino a través de la dimensión social del Evangelio y de la evangelización.  

 

Según el manual de trabajo “Orientaciones y criterios para la iniciación cristiana” publicado en enero de 2017:

 

“La catequesis, la liturgia y la experiencia cristiana caminan juntas hacia un mismo objetivo. Conviene cuidar las tres dimensiones correspondiente e íntimamente correlacionadas: dimensión catequética, dimensión sacramental y dimensión espiritual: más aún, y dadas las circunstancias actuales desde el punto de vista socio-cultural y religioso, podemos decir que las dos primeras, más allá de todo automatismo, están al servicio de la dimensión espiritual, donde se fundamenta el proceso de conversión, el encuentro y la adhesión de Jesucristo”(Manual de trabajo Orientaciones Generales de Iniciación Cristiana, pág. 6)

Desarrollo por San Pablo Multimedia