ENCUENTRO DE REVITALIZACIÓN DE LA VIDA CONSAGRADA.

08 de Abril 2019
ENCUENTRO DE REVITALIZACIÓN DE LA VIDA CONSAGRADA.
A+ A-

La crisis de la Iglesia hoy en día pide un llamado a ser un “pequeño rebaño”. Es una oportunidad para proyectar una nueva imagen de la Iglesia, una Iglesia que sea más humilde y menos poderosa, que trate de influenciar a la sociedad solo por medio de la buena noticia del Evangelio y de los valores del Reino y no por el dominio político o el poder económico. José M. Arnaiz, s.m.

 

REVITALIZACIÓN DE VIDA CONSAGRADA

P. WILSSON JAVIER AVILA

 

La crisis de la Iglesia hoy en día pide un llamado a ser un “pequeño rebaño”. Es una oportunidad para proyectar una nueva imagen de la Iglesia, una Iglesia que sea más humilde y menos poderosa, que trate de influenciar a la sociedad solo por medio de la buena noticia del Evangelio y de los valores del Reino y no por el dominio político o el poder económico. José M. Arnaiz, s.m.

 

Es importante en la vida personal, hacer un paréntesis y reflexionar en torno a lo que estamos haciendo con nuestra vida hoy. Por esta razón, vamos a detenernos en la VC como revitalización de la fe, en medio de los diferentes desafíos que puede tener la VC y lograr ser un signo vivo y refrescante de la Iglesia universal. Algunos podrían pensar que esto es un retroceso, que volvemos a lo mismo, que no se avanza, pero la propuesta surge como una necesidad de unir esfuerzos e ir a nuestras fuentes (Orígenes del carisma, pero también el origen de mi vocación), en palabras de Del Core (2011): 

Mientras la vida religiosa no se confronte con el ambiente y no ponga en marcha dinámicas y procesos de cambio, correrá el peligro de cristalizarse en una situación estática, que le llevaría a administrar lo que ya existe, a reconstruir o reestructurar las obras limitándolas a los recursos de hecho disponibles, preparándose así a una “muerte” digna, más que a innovar, potenciar, renovar la propia vitalidad intrínseca. (p. 1)

Si queremos hablar de futuro y poner en prospectiva nuestra opción, se debe revitalizar la fe, con una mirada que pueda beneficiarse de las oportunidades de lo que se tiene hoy y no estar lamentando por ese ayer que “parecía próspero y abundante” donde podamos sacar desde dentro, desde cada uno y en comunión con los demás, nuevas propuestas y perspectivas que permitan el salir adelante.

Si bien, se ha de ser conscientes que no es un tema fácil, debemos pedir al Señor que nos dé la gracia de dejar atrás nuestros miedos:

Pero no hay que asustarse y seguir confiando en que los momentos que vive hoy la Vida Consagrada son momentos de gracia y de oportunidad, y tener siempre presente, como ya ha dicho Benedicto XVI y como han repetido otros muchos religiosos, que la Vida Consagrada no podrá morir en la Iglesia porque es una parte fundamental de ella. (Vida Consagrada, signo vivo, 2013)

Mateo 19,16-22 nos permite reflexionar acerca del camino que lleva a la vida eterna y la respuesta de Jesús encaminada en un camino de pobreza, hace que no sea tan atractivo para el joven, lo cual, nos ha de llevar a pensar y a reflexionar para descubrir de verdad nuestras motivaciones y dependencias y llegar a lo esencial en un camino de seguimiento: “El joven había preguntado por la vida eterna. ¡Quería la vida junto a Dios! Pero Jesús sólo recordó los mandamientos que hablan respecto de la vida junto al prójimo!” (Carmelitas).

De esta manera, se abre una brecha con respecto a la VC como respuesta y búsqueda de una verdadera vitalidad, que de peso a nuestro quehacer y por ello lo encontramos en expresiones que nos permiten refrescar nuestra opción y son palabras a las que debemos responder nosotros mismos por medio de un ejercicio personal, por ello, meditemos un momento en cada una de ellas, luego, escogemos una de ellas y explicamos brevemente por qué puede ser tan importante en mi vida, según (Nestar, J. (2017):

“seguimiento apasionado de Jesús”, “discipulado radical”, “radicalidad evangélica”, “testimoniar la primacía de Dios”, “espiritualidad evangélica”, “vida de oración intensa”, “dinamismo misionero”, “entusiasmo misionero”, “comunidades vivas”, “comunidades sencillas y abiertas”, “opción por los pobres”, “el fervor intenso”. Y el grito de guerra es: “volver a Jesús”, “volver al Evangelio”, “volver a la Palabra de Dios”,

Ahora bien, ante las dificultades que vive la sociedad, la familia y la misma Iglesia, no podemos olvidar, que las dificultades existen, pero no podemos hacer de ellas un tragedia. Lo importante es no desconocer las situaciones, saber que existen y que hay algo que ocurre a nuestro alrededor, pero ello no ha de limitar nuestra VC, por el contrario, cuando podemos ser fermento, Sal y Luz del mundo, hay que serlo,  eso es lo que nos muestra Mateo 5, 13-16. Así, en el encuentro mundial de jóvenes en Brasil (2013) el papa francisco afirmo:

¡Sean comunidades misioneras en salida: sean luz y fermento de una sociedad más justa y fraterna, sin miedo a arriesgarse y comprometerse en la construcción de una sociedad nueva, permeando con la fuerza del Evangelio los ambientes sociales, políticos, económicos y universitarios! No tengan miedo de luchar contra la corrupción y no se dejen seducir por ella.

Una vez descubierta nuestra misión, podemos dar el siguiente paso con respecto a un profetismo ante las esclavitudes que vive el mundo, pero no sin antes poder descubrir en nuestra vida un verdadero anuncio liberador, parafraseando en ocho puntos fundamentales de la CLAR (2018) donde la vida consagrada debe ser animada por el espíritu: “dóciles al espíritu, capacidad de silencio, cuidado de la vida, incidencia política, migrante, libera, llena de alegría, espiritualidad profunda”. Así, Mateo 23,1-36 permite evidenciar como Cristo pudo denunciar a partir de una vida coherente en sí misma y guiado por el espíritu.

Es importante aprovechar la buena comunicación y dialogo con nuestros laicos, nuestros agregados, movimientos que van surgiendo fruto de la espiritualidad de los fundadores, así lo expresa José M. Arnaiz (2013):

Importante para la VC antes de cerrar comunidades y terminar con compromisos y obras, reducir y disminuir presencias, juntar fuerzas vivas que actúen concertadamente y compartir a varios niveles la misión. Esas fuerzas pueden venir de los laicos, de otras congregaciones o instituciones. Se precisa plantear el fortalecimiento de una forma de vida, que incluya la misión (p. 8)

Por ello no temamos, y a ejemplo de San Pablo aprendamos a enfrentarnos a los nuevos areópagos (Hechos 17,22-24), donde es necesario y además urgente anunciar el evangelio con lenguaje adecuado, accesible, comprensible, pero sobre todo construido en la paciencia, evangelizar la familia, los colegios, “callejear la fe”, el mundo de la ciencia y la tecnología, el mundo de los jóvenes, en palabras de San Juan Pablo II “puede ser asumido como símbolo de los nuevos ambientes en los que se debe proclamar el Evangelio” (redemptoris missio, 37). 

Algunos rasgos comunitarios de la vida fraterna son importantes resaltarlos, ya que desde la experiencia Trinitaria podemos caminar los unos con los otros, parafraseando a (Ignacio Madera, 2011) se pueden resumir en 7 ejes de la vida fraterna: filiales, fraternos, fieles, felices, fecundos, festivos y fervientes.

El papa Francisco en la audiencia del 30 de octubre de 2013 haciendo referencia a la dimensión comunitaria y trinitaria:

Esta relación entre Jesús y el Padre es la ‘matriz’ de la unión entre nosotros cristianos: si estamos íntimamente incluidos en esta "matriz", en este horno ardiente de amor que es la Trinidad, entonces podemos verdaderamente convertirnos en un único corazón y en una sola alma entre nosotros, porque el amor de Dios quema nuestros egoísmos, nuestros prejuicios, nuestras divisiones internas y externas

Es así como aprendemos a salir al encuentro, abrir las puertas, a un mundo que necesita de Dios y por supuesto necesita de nosotros.

Para responder a este desafío importante y dar con ese nuevo paradigma se precisa poner intensidad en la oración, en la vida comunitaria y en la misión pero también hay que apuntar al cambio necesario para entender y vivir el sentido de la vida consagrada en el actual cambio de época (DA 44).

Referencias bibliográficas

Carmelitas, O. d. (s.f.). http://www.ocarm.org/es/content/lectio/lectio-divina-mateo-1916-22-0. Lectio Divina: Mateo 19,16-22.

Guzon Nestar, J. (2017) Los desafíos de la Vida Consagrada. Valladolid

José M. Arnaiz, s. (2013). Los Grandes Desafios de la Vida Consagrada Hoy. 1-17.

Vida Consagrada, signo vivo. (2013). En el nº 2.834 de Vida Nueva. Del 2 al 8 de febrero de 2013.

 

1

Desarrollo por San Pablo Multimedia